Peter Zumthor_Serpentine Gallery Pavilion

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Mundo, 30.06.2011

En medio del Kensington Garden londinense, el arquitecto suizo Peter Zumthor ha diseñado para la Serpentine Gallery un pabellón minimalista de planta rectangular que encierra un jardín destinado a cultivar los sentidos y a la meditación.

Es una especie de gran contenedor de paredes negras y mates de madera en cada uno de cuyos lados hay tres entradas por las que se accede a un pasillo oscuro que rodea toda su estructura.

Desde ese pasillo se llega a través de cuatro aberturas al espacio central, un rectángulo a cielo abierto protegido parcialmente por aleros, que evoca el “hortus conclusus” (huerto cerrado) de los antiguos monasterios, un islote de tranquilidad, abstraído de los ruidos de la gran ciudad.

Los “horti conclusi” eran lugares en los que durante la Edad Media los monjes cultivaban sus plantas más bellas y las hierbas medicinas para curar todo tipo de males y que aparecen representados en pinturas y manuscritos de la época.

Se trata de una frase procedente del Cantar de los Cantares, de Salomón: “Un jardín encerrado es mi hermana, un jardín encerrado, una fuente sellada”, frase que, en la tradición cristiana, se ha dedicado a la Virgen María.

Zumthor ha trabajado en el pabellón en estrecha colaboración con el holandés Piet Oudolf, conocido por los jardines que aprovechan la arquitectura natural de las plantas, escogidas siempre según su estructura, su forma, sus colores y otras características.

En un texto publicado con motivo de la inauguración del pabellón londinense, que estará abierto al público hasta el próximo 16 de octubre, Zumthor destaca su amor por la naturaleza y las plantas.

“Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de que siempre di a las plantas como algo por supuesto (…) Pero eso ha cambiado, me he vuelto más atento a ese mundo aunque no lo he estudiado y sólo conozco muy pocas plantas por su nombre. Pero me gusta estar entre ellas. Su presencia me resulta tranquilizadora”, escribe el arquitecto.

Y en relación con los huertos cerrados como el que incluye su pabellón, Zumthor explica que desde su niñez le han fascinado los huertos de los Alpes, donde las mujeres de los agricultores plantaban a veces flores entre las hortalizas.

Las plantas elegidas por el jardinero para el pabellón llevan nombres casi mágicos: Angelica archangelica, Cimcifuga ramosa, Liriope Muscari, Molinia Litoralis, Persicaria amplexicaulis, Molinia litoralis, Scutellaria incana, Tricyrtis formosana, entre otros muchos.

El arquitecto ha diseñado un espacio realmente monástico, con un sencillo banco de color azul pegado a las paredes en las que el visitante puede sentarse para admirar la belleza, respirar la fragancia de todas esas flores que tiene delante, meditar o simplemente reponerse del estrés de una ciudad como Londres.

Alejado del brillo mediático de otros profesionales como Norman Foster o Frank Gehry, Zumthor es un arquitecto con una obra muy sólida, en la que destacan construcciones como los Baños Termales de Vals (Suiza) o la Capilla del Hermano Klaus, de Metternich (Alemania) o el museo de arte Kunsthaus, de Bregenz (Austria).

Son todas ellas construcciones que, al igual que este pabellón provisional para la galería Serpentine, combinan una composición simple y precisa con la importancia que da siempre a los materiales empleados y los aspectos sensoriales y espirituales de la experiencia arquitectónica.

Esta entrada fue publicada en arquitectura, arte, articulos, diseño, exposiciones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s