Mirador

Configuración 1
Se propone una doble piel de metal rígido que permite estar dentro y fuera, en contacto con la naturaleza, sintiendo el calor o el frío, la sequedad o la humedad… permitiendo que el árbol que contiene se exteriorice más o menos creando así los huecos desde donde mirar, y camuflando el resto del edificio

Configuración 2
El mirador se sitúa un metro por encima del nivel de la cota para evitar inundaciones en días de máxima lluvia. Para crear el primer nivel de visualización el terreno se eleva formando una pendiente curva que da un suave acceso al comienzo del paseo alrededor del árbol.

Configuración 3: entre dos pieles
El mirador funcionalmente se articula mediante dos pieles que se pliegan verticalmente para conformar los espacios horizontales: un único recorrido en espiral que da lugar a diversos puntos de mira.

Estas dos pieles, que se pueden entender como una sola, se pliegan verticalmente pero también sobre sí misma, obteniendo así un grado de rigidez y resistencia aun mayor, de esta manera y arriostrado horizontalmente por el recorrido, se entiende como una única envolvente tridimensional del árbol.

www.estudiosalvaje.com

Esta entrada fue publicada en arquitectura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s