Red Pública

Concurso “Transversal de la Bienal de Arte contemporaneo de Sevilla”

Lo público y lo privado

En la ciudad, la separación entre espacio público y privado es distinta de la división entre lleno y vacío. El espacio público se extiende por plazas y acerados, mientras que el conjunto de vacíos se dilata en diferentes formas en la construcción de cada parcela. Una representación del centro histórico que atendiera a esta situación difusa habría de llenarse de adherencias casuales, que matizarían el tradicional parcelario de calles y propiedades. En la trama densa, estos lugares híbridos son susceptibles de ser compartidos como espacios de resonancia, lugares de encuentro de la ciudadanía. El espacio público de la ciudad contemporánea no está en realidad donde suele pensarse que está, mejor dicho, no sólo allí. Existe un amplio catálogo de espacios entre lo público y lo privado que se activan con la presencia de los grupos humanos que los ocupan, superficies con propietarios privados pero con servidumbres públicas que podrían ser incorporadas a la ciudad, en el común provecho, mediante mecanismos que permitan simultaneidad de usos u ocupaciones en horarios alternativos.

Espacios potenciales

Como arquitectos y ciudadanos estamos interesados en la ampliación de los espacios públicos de nuestra ciudad a través de la apropiación consentida y provechosa de huecos, espacios potenciales donde acontezcan actividades. Aldo Van Eyck, Cornelius van Eesteren y JacobaMulder “descubrieron” zonas de juego en pequeños espacios intersticiales del tejido urbano del centro histórico de Ámsterdam derribados durante la Segunda Guerra Mundial, partían de un proceso participativo vecinal que implicaba a los ciudadanos. Los situacionistas, en su búsqueda de la disolución de las barreras entre el arte y la vida, usando la capital como un teatro de operaciones culturales, proponían mediante una cuidadosa reorganización de las escaleras de incendio y la creación de pasarelas, abrir los tejados de París para que se pudiera pasear por ellos. En los años setenta, Gordon Matta-Clark propuso su teoría de los jardines “relámpago”, según la cual artistas y paisajistas podían reunirse por la noche en un solar vacío y trabajar hasta la salida del sol, de manera que cuando los vecinos despertasen, encontraran un hermoso jardín donde antes había basura y desechos. En su propuesta se adivinaba la intención de reconvertir un espacio abandonado, una acción civil directa frente a la especulación con vocación sorpresiva, la realidad cotidiana resultaba alterada.

2008
Ejecución: Nov 2008- Ene 2009
Superficie de la intervención: 180 m²

Presupuesto: 8000 €

Autores: Rodrigo Castro, Juanjo López de la Cruz, Ángel Martínez García-Posada y María González.

Colaboradores en el montaje: Daniel Díaz, Jorge Izquierdo, Pablo Blázquez Jesús, Jesús Medina, VictorMoita, Marta Muñoz, Andrés Pino, Ilda Rodríguez, Luis Romero y Laura Silva. Estudiantes de Arquitectura.

Promotor: Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla.

Fotografía: Jorge Yeregui Tejedor.

Premios:
Primer Premio en el concurso La Transversal de la Bienal de Arte contemporáneo de Sevilla

Publicaciones:
Pasajes de Arquitectura y Crítica Nº 103, América-Ibérica, Madrid, 2009.
Transversal, ed. Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 2010.
Fidas Nº75, Colegio de Arquitectos de Sevilla, Sevilla, 2008.

 

 

Lo público y lo privado

En la ciudad, la separación entre espacio público y privado es distinta de la división entre lleno y vacío. El espacio público se extiende por plazas y acerados, mientras que el conjunto de vacíos se dilata en diferentes formas en la construcción de cada parcela. Una representación del centro histórico que atendiera a esta situación difusa habría de llenarse de adherencias casuales, que matizarían el tradicional parcelario de calles y propiedades. En la trama densa, estos lugares híbridos son susceptibles de ser compartidos como espacios de resonancia, lugares de encuentro de la ciudadanía. El espacio público de la ciudad contemporánea no está en realidad donde suele pensarse que está, mejor dicho, no sólo allí. Existe un amplio catálogo de espacios entre lo público y lo privado que se activan con la presencia de los grupos humanos que los ocupan, superficies con propietarios privados pero con servidumbres públicas que podrían ser incorporadas a la ciudad, en el común provecho, mediante mecanismos que permitan simultaneidad de usos u ocupaciones en horarios alternativos.

Espacios potenciales

Como arquitectos y ciudadanos estamos interesados en la ampliación de los espacios públicos de nuestra ciudad a través de la apropiación consentida y provechosa de huecos, espacios potenciales donde acontezcan actividades. Aldo Van Eyck, Cornelius van Eesteren y JacobaMulder “descubrieron” zonas de juego en pequeños espacios intersticiales del tejido urbano del centro histórico de Ámsterdam derribados durante la Segunda Guerra Mundial, partían de un proceso participativo vecinal que implicaba a los ciudadanos. Los situacionistas, en su búsqueda de la disolución de las barreras entre el arte y la vida, usando la capital como un teatro de operaciones culturales, proponían mediante una cuidadosa reorganización de las escaleras de incendio y la creación de pasarelas, abrir los tejados de París para que se pudiera pasear por ellos. En los años setenta, Gordon Matta-Clark propuso su teoría de los jardines “relámpago”, según la cual artistas y paisajistas podían reunirse por la noche en un solar vacío y trabajar hasta la salida del sol, de manera que cuando los vecinos despertasen, encontraran un hermoso jardín donde antes había basura y desechos. En su propuesta se adivinaba la intención de reconvertir un espacio abandonado, una acción civil directa frente a la especulación con vocación sorpresiva, la realidad cotidiana resultaba alterada.

2008
Ejecución: Nov 2008- Ene 2009
Superficie de la intervención: 180 m²

Presupuesto: 8000 €

Autores: Rodrigo Castro, Juanjo López de la Cruz, Ángel Martínez García-Posada y María González.

Colaboradores en el montaje:
Daniel Díaz, Jorge Izquierdo, Pablo Blázquez Jesús, Jesús Medina, VictorMoita, Marta Muñoz, Andrés Pino, Ilda Rodríguez, Luis Romero y Laura Silva. Estudiantes de Arquitectura.
Promotor: Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla.
Fotografía: Jorge Yeregui Tejedor.

Premios:
Primer Premio en el concurso La Transversal de la Bienal de Arte contemporáneo de Sevilla

Publicaciones:
Pasajes de Arquitectura y Crítica Nº 103, América-Ibérica, Madrid, 2009.
Transversal, ed. Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 2010.
Fidas Nº75, Colegio de Arquitectos de Sevilla, Sevilla, 2008.

Lo público y lo privado

En la ciudad, la separación entre espacio público y privado es distinta de la división entre lleno y vacío. El espacio público se extiende por plazas y acerados, mientras que el conjunto de vacíos se dilata en diferentes formas en la construcción de cada parcela. Una representación del centro histórico que atendiera a esta situación difusa habría de llenarse de adherencias casuales, que matizarían el tradicional parcelario de calles y propiedades. En la trama densa, estos lugares híbridos son susceptibles de ser compartidos como espacios de resonancia, lugares de encuentro de la ciudadanía. El espacio público de la ciudad contemporánea no está en realidad donde suele pensarse que está, mejor dicho, no sólo allí. Existe un amplio catálogo de espacios entre lo público y lo privado que se activan con la presencia de los grupos humanos que los ocupan, superficies con propietarios privados pero con servidumbres públicas que podrían ser incorporadas a la ciudad, en el común provecho, mediante mecanismos que permitan simultaneidad de usos u ocupaciones en horarios alternativos.

Espacios potenciales

Como arquitectos y ciudadanos estamos interesados en la ampliación de los espacios públicos de nuestra ciudad a través de la apropiación consentida y provechosa de huecos, espacios potenciales donde acontezcan actividades. Aldo Van Eyck, Cornelius van Eesteren y JacobaMulder “descubrieron” zonas de juego en pequeños espacios intersticiales del tejido urbano del centro histórico de Ámsterdam derribados durante la Segunda Guerra Mundial, partían de un proceso participativo vecinal que implicaba a los ciudadanos. Los situacionistas, en su búsqueda de la disolución de las barreras entre el arte y la vida, usando la capital como un teatro de operaciones culturales, proponían mediante una cuidadosa reorganización de las escaleras de incendio y la creación de pasarelas, abrir los tejados de París para que se pudiera pasear por ellos. En los años setenta, Gordon Matta-Clark propuso su teoría de los jardines “relámpago”, según la cual artistas y paisajistas podían reunirse por la noche en un solar vacío y trabajar hasta la salida del sol, de manera que cuando los vecinos despertasen, encontraran un hermoso jardín donde antes había basura y desechos. En su propuesta se adivinaba la intención de reconvertir un espacio abandonado, una acción civil directa frente a la especulación con vocación sorpresiva, la realidad cotidiana resultaba alterada.

2008
Ejecución: Nov 2008- Ene 2009
Superficie de la intervención: 180 m²

Presupuesto: 8000 €

Autores: Rodrigo Castro, Juanjo López de la Cruz, Ángel Martínez García-Posada y María González.

Colaboradores en el montaje:
Daniel Díaz, Jorge Izquierdo, Pablo Blázquez Jesús, Jesús Medina, VictorMoita, Marta Muñoz, Andrés Pino, Ilda Rodríguez, Luis Romero y Laura Silva. Estudiantes de Arquitectura.
Promotor: Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla.
Fotografía: Jorge Yeregui Tejedor.

Premios:
Primer Premio en el concurso La Transversal de la Bienal de Arte contemporáneo de Sevilla

Publicaciones:
Pasajes de Arquitectura y Crítica Nº 103, América-Ibérica, Madrid, 2009.
Transversal, ed. Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 2010.
Fidas Nº75, Colegio de Arquitectos de Sevilla, Sevilla, 2008.

Lo público y lo privado

En la ciudad, la separación entre espacio público y privado es distinta de la división entre lleno y vacío. El espacio público se extiende por plazas y acerados, mientras que el conjunto de vacíos se dilata en diferentes formas en la construcción de cada parcela. Una representación del centro histórico que atendiera a esta situación difusa habría de llenarse de adherencias casuales, que matizarían el tradicional parcelario de calles y propiedades. En la trama densa, estos lugares híbridos son susceptibles de ser compartidos como espacios de resonancia, lugares de encuentro de la ciudadanía. El espacio público de la ciudad contemporánea no está en realidad donde suele pensarse que está, mejor dicho, no sólo allí. Existe un amplio catálogo de espacios entre lo público y lo privado que se activan con la presencia de los grupos humanos que los ocupan, superficies con propietarios privados pero con servidumbres públicas que podrían ser incorporadas a la ciudad, en el común provecho, mediante mecanismos que permitan simultaneidad de usos u ocupaciones en horarios alternativos.

Espacios potenciales

Como arquitectos y ciudadanos estamos interesados en la ampliación de los espacios públicos de nuestra ciudad a través de la apropiación consentida y provechosa de huecos, espacios potenciales donde acontezcan actividades. Aldo Van Eyck, Cornelius van Eesteren y JacobaMulder “descubrieron” zonas de juego en pequeños espacios intersticiales del tejido urbano del centro histórico de Ámsterdam derribados durante la Segunda Guerra Mundial, partían de un proceso participativo vecinal que implicaba a los ciudadanos. Los situacionistas, en su búsqueda de la disolución de las barreras entre el arte y la vida, usando la capital como un teatro de operaciones culturales, proponían mediante una cuidadosa reorganización de las escaleras de incendio y la creación de pasarelas, abrir los tejados de París para que se pudiera pasear por ellos. En los años setenta, Gordon Matta-Clark propuso su teoría de los jardines “relámpago”, según la cual artistas y paisajistas podían reunirse por la noche en un solar vacío y trabajar hasta la salida del sol, de manera que cuando los vecinos despertasen, encontraran un hermoso jardín donde antes había basura y desechos. En su propuesta se adivinaba la intención de reconvertir un espacio abandonado, una acción civil directa frente a la especulación con vocación sorpresiva, la realidad cotidiana resultaba alterada.

2008
Ejecución: Nov 2008- Ene 2009
Superficie de la intervención: 180 m²

Presupuesto: 8000 €

Autores: Rodrigo Castro, Juanjo López de la Cruz, Ángel Martínez García-Posada y María González.

Colaboradores en el montaje:
Daniel Díaz, Jorge Izquierdo, Pablo Blázquez Jesús, Jesús Medina, VictorMoita, Marta Muñoz, Andrés Pino, Ilda Rodríguez, Luis Romero y Laura Silva. Estudiantes de Arquitectura.
Promotor: Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla.
Fotografía: Jorge Yeregui Tejedor.

Premios:
Primer Premio en el concurso La Transversal de la Bienal de Arte contemporáneo de Sevilla

Publicaciones:
Pasajes de Arquitectura y Crítica Nº 103, América-Ibérica, Madrid, 2009.
Transversal, ed. Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 2010.
Fidas Nº75, Colegio de Arquitectos de Sevilla, Sevilla, 2008.

Esta entrada fue publicada en arquitectura, arte, concursos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s